Cuidadín con las fotos y videos

Cuando tomamos fotografías o videos

Debemos tener en cuenta una serie de aspectos legales incluso al tomar nuestras propias fotografías o vídeos.

 

Las fotografías y el derecho a la propia imagen

Es un derecho complementario al derecho a la intimidad. Este derecho garantiza la protección de lo que se consideran las cualidades definitorias de una persona: imagen física, voz y nombre. Para respetar este derecho, recuerda que debes pedir permiso a las personas retratadas para fotografiarlas o grabarlas en video.

Se considera intromisión ilegítima en el derecho a la propia imagen captar, reproducir o publicar por fotografía, video o cualquier otro procedimiento, la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o incluso fuera de ella sin su permiso. Existen una serie de excepciones:

  • si se trata de una persona que ejerce un cargo público o de notoriedad y la imagen se capta durante un acto público o lugares abiertos al público
  • si se trata de caricaturas de esas personas de acuerdo con el uso social
  • si en la información gráfica sobre un suceso o acontecimiento público, la imagen de una persona aparece como meramente accesoria.

Así que no olvides que si quieres utilizar una foto en la que aparece otra persona, deberá darte permiso primero.

 

Fotografiar a menores de edad

Los menores de 18 años tienen una especial protección legal para proteger sus derechos al honor y a la intimidad.

La publicación de fotografías de menores de edad pasa en primer lugar por el consentimiento del propio niño/a o joven, cuando éste tiene capacidad para otorgarlo (lo que en líneas generales sucede a partir de los catorce años) y si no la tiene, la autorización de sus padres o tutores legales.

Incluso si se tiene el consentimiento del menor de edad o de sus representantes legales, está prohibido publicar imágenes de menores de edad que no respeten a las y los retratados, y hay que procurar que los muestren en acciones constructivas y dignificantes.

En Cibercorresponsales, como norma general, es mejor no subir fotos personales vuestras ni de grupo, salvo que todo el mundo esté de acuerdo con ello y no incumpla las normas de la comunidad.

chica con bufanda disparando flash

 

Fotografiar contenido protegido

Fotografiar una obra protegida por derecho de autor es como reproducirla. Por consiguiente, legalmente antes de tomar una foto de cualquier obra protegida por derecho de autor, se necesita pedir permiso al titular. También hay que tener en cuenta si es de dominio público o si no se reproduce parte sustancial de la misma. en general, deben tenerse en cuenta las siguientes reglas:

  • Edificios: en teoría están protegidos por derechos de autor, pero se pueden fotografiar, publicar y distribuir sin permiso si se encuentran en lugares visibles desde un lugar público.
  • Obras protegidas en lugares públicos: igual que con los edificios, pero se aplica a obras tridimensionales (como esculturas) que estén permanentemente en un lugar público. Si están temporalmente un caso distinto y pueden requerir permiso.
  • Fotografías para prensa, reseñas o críticas. siempre que su fin sea reseñar o criticar y se cite el autor y el titulo se puede fotografiar.
  • Obra protegida como fondo: en la mayoría de países no se necesita autorización si la obra protegida fotografiada está presente como fondo y no añade nada sustancial, es decir, si se queda como mero fondo, sin fin estético o comercial.

También la ley protege la reputación del autor y de la obra, por ejemplo en el caso de una persona sitúe una foto pornográfica en una escultura religiosa y lo divulgue el autor de la escultura podría iniciar un procedimiento legal contra esta actuación.

 

Fotografiar marcas

Fotografiar algo con una marca (una persona con una camiseta de determinada marca por ejemplo) podría traer problemas. a diferencia de la legislación sobre derecho de autor, la legislación sobre marcas no restringe el uso de una marca en una fotografía. Lo que sí prohíbe es el uso de una marca de forma que pueda inducir a confusión respecto de la afiliación del titular de la marca con la imagen.

Es decir, si es probable que las y los consumidores crean erróneamente que el titular de la marca patrocina la fotografía, puede que se infrinja el derecho de marcas. Debido a este uso se asumirá que el autor está intentando apropiarse de una parte la reputación asociada con la marca, y probablemente los consumidores pensarán que las prendas de vestir están relacionadas con la marca.

 

« Volver a Navega con seguridad