Modelos de comunicación

La comunicación bancaria

La llamada “comunicación bancaria” se entiende como una transmisión de información (del emisor al receptor). Quien emite “deposita” un mensaje, un conocimiento, en el receptor, de igual manera que en los bancos se realizan transferencias de dinero.

En este esquema, vemos este modelo representado horizontalmente, como generalmente suele dibujarse. En el esquema, alguien que emite (e) envía un mensaje (m) a alguien que lo recibe (r ):

El acto o proceso que generalmente se llama comunicación consiste en la transmisión de informaciones, ideas, emociones, habilidades, etc., mediante el empleo de signos y palabras (Bererlson y Steiner, 1964)

Esquema horizontal de comunicación. El mensaje va del emisor al receptor

Quien emite es quien “sabe” y emite su mensaje (su artículo periodístico, su programa de radio, su impreso, su vídeo, etc) desde su propia visión, con sus propios contenidos, intereses y puntos de vista, al público, que es quien “no sabe” y a quien no se le reconoce otro papel que el de receptor de información. Su modo de comunicación es, más bien, el monólogo. (ver esquema).

  La comunicadora el comunicador      

  El receptor o la receptora      

  Emite

  Recibe

  Habla

  Escucha

  Escoge el contenido de los mensajes

  Lo recibe como información

  Es quien siempre sabe

  Es quien no sabe

Esquema vertical de la comunicación bancaria

En realidad, cuando este modelo se representa a sí mismo como un trazado horizontal ya está “haciendo trampa”. Sería más exacto representarlo como en el dibujo siguiente, puesto que es una comunicación esencialmente autoritaria y, por tanto, vertical. Quien emite domina, es el dueño, el PROTAGONISTA de la comunicación

Se califica a esta comunicación como unidireccional porque fluye en una sola dirección, en una única vía: de quien emite a quien recibe.

Además, el mensaje es un fin en sí mismo. Es decir, el objetivo de este modelo es simplemente transmitir un mensaje.

  • ¿Suelen dar lugar a la participación o preguntan nuestra opinión los medios de comunicación? ¿Qué medios lo hacen más a menudo y cuáles no?
  • ¿Asumen siempre el papel de “ilustrar” a los que no saben?
  • ¿Nos muestran la información ya “digerida” o nos invitan a la reflexión?
  • Se suele decir que la televisión (por ejemplo) nos hace personas pasivas e indiferentes, que nos “domestica”. Pero… ¿nos deja participar?, ¿se nos permite opinar, conocer otras perspectivas y compartir nuestros puntos de vista?

Chico con móvil

 

La comunicación transformadora

Pero por suerte existen otros modelos. Formas de entender la comunicación menos lineales o unidireccionales… y también más democráticas, en la medida en que no se establece esa marcada diferencia entre quien sólo habla y quien sólo escucha.

Se trata de una comunicación participativa en la que quien emite no es más ni menos que quien recibe, sino que cada persona puede ser a la vez tanto emisora como receptora.

Es, por tanto, bidireccional , ya que en ella cualquier persona tiene la oportunidad tanto de emitir como de recibir mensajes. Se convierte más bien en un diálogo.

También es una comunicación que promueve la lectura crítica de sus propios mensajes, ya que cuando codificamos un mensaje para comunicarlo estamos aprendiendo a conocer el punto de vista del emisor, aprendemos las técnicas, “trucos” o habilidades necesarias para transmitir una idea o una opinión. la mejor forma de entender algo es tener que comunicarlo. Aprender a manejar las propias “armas” de la comunicación nos ayuda a comprenderla “desde dentro” y estar preparados y preparadas frente a ella. En otras palabras, generar emisores activos contribuye a formar receptores críticos. Así, en este modelo, lo importante no es tanto la información como los instrumentos para pensar.

Pero, recordemos, “la comunicación es poder”. Por eso este modelo va más allá y se plantea que, ya que vamos a comunicar, vamos a hacerlo con cuidado y orientándolo a promover cambios positivos a nuestro alrededor. Queremos cambiar el mundo a través de las pequeñas grandes acciones que todo el mundo puede realizar. Por eso la llamamos comunicación para la transformación social , porque busca informar y poner en contacto a las personas para que transformen su realidad a través de los mensajes y de los procesos de creación de los mismos.

Según esta idea el o la periodista no se preocupan tanto por enseñar, ilustrar o dirigir un mensaje como de acompañar, motivar o facilitar una reflexión. Para ello suele presentar su mensaje de forma “problematizada”, para hacer pensar e invitar a la participación de quien lo recibe, y también aportar pistas y guías más o menos implícitas para la reflexión o la participación.

Porque en este modelo lo importante no es tanto el mensaje como los procesos que se generan para construirlo (entre todos) y lo que ese mensaje es capaz de producir o generar. El mensaje es un elemento vivo, que genera diálogo y reflexión, que se retroalimenta y se va enriqueciendo. No hay “una verdad” planteada desde un emisor a un receptor, sino que la “verdad” la buscamos y la construimos entre todos y todas.

  • ¿Qué comunicación te llega a ti?
  • ¿Cuál prefieres?
  • ¿Sabrías diferenciar entre “medios de comunicación” y medios de información?
  • ¿Te parece difícil hacer una comunicación diferente a la actual? ¿Qué se necesitaría?

Chica disparando flash en parque

« Volver a Módulo 13. ¿Quieres cambiar el mundo? ¡Comunica!