Menú

I'm a musicman

Llorar o no llorar

Publicado por javiolonchelo13 el 20/04/2017 · Categorías: Pensamientos, Cultura, Concurso Y tú, ¿qué?, Salud, Filosofía

 

Cuando uno escucha la palabra llorar no suele pensar en algo divertido o en algo terrorífico, sino en algo triste (o si has pensado un poco más rápido que yo, tal vez también hayas dicho que se puede llorar de alegría o de emoción). Y es esa situación exactamente la que voy a tratar ahora. ¿Solo podemos llorar cuando estemos tristes? O al revés: ¿Cuando estamos tristes acaso no podemos reír? ¿O gritar? ¿O saltar? ¿O comprar perritos calientes con sabor a algodón de azúcar de color arcoíris? Bueno, eso tal vez no sea adecuado nunca.

 

Según la interpretación que he hecho junto a mi grupo de cibers, el poema Llorar de Osvaldo Girondo, que ha sido una de las propuestas del concurso “Y tú, ¿qué?”, intenta expresar esta situación. Será mejor que le echéis un vistazo si queréis saber de lo que hablo.

 

Tcfclhyspbbdxspvlsbsgrxixqcotrknpwmdtqxonfhlqbmphv

 

Llorar – Osvaldo Girondo (1932)

Llorar a lágrima viva.

Llorar a chorros.

Llorar la digestión.

Llorar el sueño.

Llorar ante las puertas y los puertos.

Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,

las compuertas del llanto.

Empaparnos el alma,

la camiseta.

Inundar las veredas y los paseos,

y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,

llorando.

Festejar los cumpleaños familiares,

llorando.

Atravesar el África,

llorando.

Llorar como un cacuy1,

como un cocodrilo...

si es verdad

que los cacuies y los cocodrilos

no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo,

pero llorarlo bien.

Llorarlo con la nariz,

con las rodillas.

Llorarlo por el ombligo,

por la boca.

Llorar de amor,

de hastío,

de alegría.

Llorar de frac,

de flato, de flacura.

Llorar improvisando,

de memoria.

¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

1. Un cacuy es un ave argentina cuyo canto se asemeja a un lamento.

 

 

Pues este era el poema. A mí me parece que el autor quería hacer entender que los sentimientos son algo intrínseco al ser humano y que no podemos controlar las situaciones donde expresamos esos sentimientos. Si necesitamos llorar en una boda, lloraremos. Si estamos en el funeral de un ser querido y nuestro cuerpo nos pide reír, pues debemos reír. No podemos ocultar nuestras emociones eternamente bajo una expresión fría y mentirosa, eso nos puede llegar a matar por dentro, y sé por propia experiencia de lo que hablo.

Por eso este post puede servir también como una advertencia, o, mejor dicho, como un consejo. No guardéis vuestros sentimientos y los ocultéis, sino que debéis expresarlos tal y como son. Somos personas, y cada una de nosotras es un mundo totalmente distinto a los otros. A lo mejor tú y yo hemos sufrido una perdida muy importante cada uno, pero tú lo expresas llorando y yo riendo, o como cualquier otra persona lo habría expresado como su cuerpo le pidiese. No podemos engañarnos y hacernos sufrir solo por un capricho de esta sociedad, donde llorar parece ser un “signo de debilidad” y ser tan poco expresivo como una piedra es ser “fuerte”. Todas las personas son distintas, pero tú también debes ser tú misma. Expresa tus sentimientos, no te los guardes para ti, seguro que hay muchas personas ahí fuera parecidos a ti que los acogerán como si fueran suyos y te apoyarán en todo momento.

Y con esto quiero terminar, pues no muchas veces he escrito un post de esta forma. Y si me notáis las palabras un poco extrañas es porque tengo tantos trabajos del instituto que mi mente está saturada y solo sé escribir como lo haría en un trabajo de investigación :’v

 

Pero antes de que os vayáis, como es costumbre por aquí, os recomiendo escuchar esta canción, tal vez os guste :D

 

Compartir:
Hay 2 comentarios ya ¡Comenta!

Votos

Comentarios

  1. spidrmancoy

    spidrmancoy - hace cerca de 1 mes

    Pues en ese caso no te voy a ocultar que tengo sueño, así que soy breve, ya mañana te daré más detalles: me encanta el post y la canción.
    Bueno, no puedo resistirme, a mí por ejemplo no me da por llorar en las películas pero hay gente más sensible, no lo hago por debilidad sino porque aunque me entristezca en cierta manera no me da hasta cierto punto.
    Pero sí que lloré de felicidad cuando aprobé Física y Química en septiembre tras una larga agonía de suspender a pesar de saberme hasta los enunciados de los ejercicios.
    Y bueno, quitando el tema estudios, no es fácil abrirte a tus sentimientos, pero he descubierto que merece la pena. Haré el esfuerzo.

  2. salamandra sigüenza

    salamandra sigüenza - hace cerca de 1 mes

    Me encanta esto: "No podemos ocultar nuestras emociones eternamente bajo una expresión fría y mentirosa, eso nos puede llegar a matar por dentro"
    ¡Bravo Javi, buen post!

Añade el tuyo

Por favor, introduce estas dos palabras de seguridad para publicar tu comentario.