Menú

Pasen y lean

Supergiro- Komikaze(20)

Publicado por spidrmancoy el 02/03/2017 · Categorías: Humor, Creación, Jóvenes, Misterio

Capítulo anterior

20. SUPER-GIRO

 

Es cierto que Steven ya ha recuperado la memoria, pero él mismo me ha pedido que escriba este capítulo. Un cambio de narrador en un punto tan importante de la historia solamente lograría confundiros.

__

Después de darnos todos un abrazo, incluida Diana, a la que Steven había invitado, Steven abrió la boca. Aún no era consciente de lo que realmente había pasado, simplemente se notaba raro.

 

- Bueno, chicos. Os presento a Diana. Sé que le habíais visto ya, pero, como ocurrió lo que ocurrió, no podía presentárosla.

 

La muerte de Diana había desaparecido de la realidad, pero no de nuestras memorias. Pensaba que era sólo de la mía por haberlo cambiado, pero no, todos menos curiosamente ella misma, Diana, recordaban ese trágico suceso. Ella pensaba que había sido un mal sueño, aunque con nuestras palabras se dio cuenta de que había pasado de verdad. Ya sabía demasiado.

 

- Bueno, como os iba diciendo... Diana se une al equipo. Como todavía hay cosas que analizar, creo que nadie tiene un pasado más idóneo para esta misión.

 

- ¿Qué clase de pasado?

 

Parecía que ya tenía pensado decirlo, pues, sin apenas dejarme hablar, se puso a explicar:

 

- Esta chica... no estaba aquí antes. De hecho, no vive en ningún lado... Bueno, vive en aquel centro de investigación que visitamos.

- Si no vive aquí Steven, ¿es una espía?- preguntó su primo

- Eso parece- dije yo.

- Sí, la conocía desde pequeño, pero parece que desde entonces, pese a su corta edad, tenía el punto de atención en mí.

 

Diana permanecía callada, y yo la miré, esperando que contara ella su propia versión, o que al menos nos confirmara que Steven no se equivocaba.

 

- Sí, es cierto. Se puede decir que soy una espía.

- ¿Y entonces, por qué te unes a nuestro equipo? No eres de fiar...

- Escucha, Gerónimo.

 

Nunca había oído ese nombre. El primo de Whanzal se llamaba Gerónimo.

 

- ¡No digas ese nombre! - salió corriendo con lágrimas en los ojos.

 

Estaba dividido, por un lado quería consolarle pero no podía perderme nada. Era la oportunidad de encontrar la respuesta a nuestras preguntas.

 

- Demuestra que eres de fiar. Gerónimo no es el único que duda. ¿Y cómo sabes su nombre? Nunca nos lo había dicho

- El caso es que... hay pocas cosas que no sepa de vosotros, salvo lo que habéis comido y cenado, que lo podría averiguar, pero me interesa bien poco. Pero mi único objetivo es comprobar que todo vaya bien, que utilicéis de forma adecuada los superpoderes y que no os pongáis en peligro innecesariamente. Incluso puedo tener ideas que quizás...

- Pero... bueno, perdón por interrumpir. Gerónimo nunca ha tenido poderes de no ser por las gemas. Entonces, ¿por qué le investigas a él también?

- Una buena investigación tiene que tocar todos los palos. El entorno influye en las personas, y sus seres queridos con cuánta más razón. Y Gerónimo está dolido porque ese nombre...

- Ya nos lo explicarás luego.

- A veces pienso...- Steven miró hacia el cielo, pensativo, mientras Diana suspiraba, harta de que la interrumpieran-que esto de los poderes no es casualidad. Con toda la gente que hay en el mundo, y que dos personas tengan un grupo sanguíneo especial, que esas mismas personas se conozcan... ¿Hemos sido elegidos o algo así? Y, ¿por qué Whanzal desarrolló los superpoderes antes que yo?

- Vayamos paso a paso- comenzó a explicar Diana. Hay información que no os puedo desvelar, os pondría en peligro, pero Whanzal activó sus poderes porque maduró antes. Al ser algo más mayor que tú, y tener que vivir acontecimientos duros como la separación de sus padres, además de sus conflictos emocionales.

 

Bueno, al menos había algo positivo en todo ello.

 

- Interesante. Y si dices que vienes del centro de investigación, ¿nos podrías llevar? Lo cierto es que la única vez que fuimos llegamos de casualidad, y nunca supimos volver.

- Pues en lugar de responder a la otra pregunta, un trueque, os llevaré hasta allí. ¿Queréis un caramelo?

- Vale.

 

Nos despertamos en el centro de investigación. Debía de tener un somnífero. Aunque decía ser de fiar, la tal Diana no me causaba buena impresión. Seguramente estaríamos en la parte opuesta a la que visitamos la anterior vez, pues no me sonaba absolutamente nada. No paraba de quedarme maravillado con la impresionante tecnología que había allí.

 

Diana, que se había limitado a responder a nuestras preguntas, se soltó y comenzó a hacer un monólogo, aquel sitio era como una casa para ella.

 

- Bueno, os doy la bienvenida a todos. Estamos en el ala sur del centro de investigación, un lugar centrado exclusivamente en todo lo relacionado con los superpoderes. Me gustaría dejaros explorar libremente, pero me temo que este sitio es igual de eficiente que de inhóspito y peligroso, así que mejor os iré guiando. Desde pequeña he estado aquí, no echo de menos a mis padres y ni siquiera sé muy bien de dónde vengo, no tengo ningún recuerdo de ellos. Este ha sido mi hogar desde siempre. Realmente, cuando llegué no sabía cuál era mi misión, ni cómo funcionaba nada. Aún me queda mucho por descubrir, este sitio es inmenso, pero os voy a mostrar todo lo que sé.

 

Se puso a correr, literalmente, indicando que no había tiempo que perder. Me pareció exagerado, pero bueno, no me quedaba otra que obedecer.

 

Diana ni siquiera se fijaba en los numerosos carteles luminosos que señalizaban cada uno de los rincones, sus movimientos parecían robóticos, y a nosotros cada vez nos costaba más seguir su paso.

 

Un enorme cristal, de varios metros de alto y de grosor, funcionaba como protección ante algo, que no se veía, ya que estaba cubierto por una tela opaca, pero que producía un calor sofocante y hacía un ruido aturdidor.

 

- Esta es una de las salas más importantes, y aunque me hubiera gustado dejar el factor sorpresa para el final, no vamos a ir y volver para nada. Aquí hay dos imanes muy potentes que se repelen, unidos a otros dos que se atraen, con descargas eléctricas y más procesos químicos que desconozco. Esta es la causa de vuestros poderes.

  • Vale, y si funciona esta máquina, ¿por qué no tenemos poderes durante todo el día?

  • Todo en exceso es malo. Por eso, tenemos inhibidores para que en función del país se desactive la energía, si no podríais llegar a morir, o a tener poderes en exceso.

  • ¿Poderes en exceso? ¿Y eso se supone que es malo?

  • Sí, y no necesito daros las razones. Eso nunca va a pasar, cualquier sistema de seguridad es una mota de polvo comparado con este.

El primo de Steven sacó una gema de su bolsillo y preguntó por ellas.

 

  • Justo en la sala de al lado tienes tu respuesta.

 

Caminamos y a lo lejos vimos muchísimos cambios de luz, como si fuera una discoteca.

 

- Yo soy epiléptica- dijo Diana- así que no puedo pasar, y vosotros por tanto tampoco. Tendréis que mirarla desde lejos. Aquí están todas las gemas con poderes que existen, salvo unas cientas que se perdieron por pasarnos al hacer reformas en el cuarto de baño. Como ya sabéis, permiten a cualquiera tener poderes. Nuestros trabajadores las utilizan, es un modo sencillo de disfrutar temporalmente sin que los poderes formen parte de tu vida. Precisamente por eso, hay que mantenerlas a nuestro alcance. Es muy importante que las recuperéis.

 

- Se hace lo que se puede- respondí.

 

Lo que planteábamos en cada conversación se iba respondiendo en la sala siguiente. Así fue también, al cambiarnos de sala había un pabellón de casi kilómetros diría yo, donde había un montón de personas peleando, algunas volando, otras con supervelocidad, atravesando objetos, cambiando de forma, y muchos poderes más, incluso había algunos que no lograba entender bien. En otro rincón había una parte de oficina, en la que se hacían un montón de cálculos y había mucha gente debatiendo.

 

- Esta es la zona teórica y de pruebas. Aquí nos aseguramos de los poderes que son factibles. Por ejemplo, el superpoder de tener todos los superpoderes del mundo era inviable, por lo que lo tuvimos que rechazar de plano.

 

- ¿Podemos acercarnos?- pregunté.

- Es mejor no interrumpirles. Pero hay una parte que sí podemos ver.

 

De nuevo, otra máquina, algo parecido a un ascensor, ante nuestros ojos.

 

  • ¿Quién quiere probarla?

 

Gerónimo (estoy demasiado acostumbrado a llamarle 'el primo de Whanzal'), saltó a la máquina sin pensar siquiera para que servía. Pulsó un botón y salió despedido por los aires. Cayó de pie, increíblemente, sin hacerse daño. Tenía un papel en la mano.

 

“Azas-man” era lo que ponía.

 

- Es un generador de nombres de superhéroe. Fue la primera máquina que construyeron antes de fundar todo esto. Es algo estúpido pero entretenido. Y no os preocupéis, yo tampoco entiendo la utilidad de lanzar a la gente por los aires.

 

Insistimos en ir a otro lugar, estábamos algo decepcionados. Había sido un bajón después del nivel que estábamos viendo en las otras salas.

 

- Me voy a sentar un momento- dijo Steven.

- Pero ¿estás cansado?

- Voy a abrocharme los cordones. ¡AAAAAHHH!

- ¿Qué pasa?

- Me acabo de clavar algo. Tengo algo en el bolsillo...

 

Era un colgante.

 

- ¡Eh, es mío!- se lo quitó Diana.

- Lo cogí como un recuerdo- se disculpó Steven- Pensaba que no te volvería a ver.

- Yo ya lo daba por perdido. Tengo una pequeña sorpresa que daros.

 

Steven se puso a hablar con Diana por el camino, parecían haberse hecho muy amigos, de hecho ella se olvidó del papel de guía, y nosotros mirábamos de lejos un montón de artilugios que no por no entenderlos dejaban de impresionarnos. No sé si voluntariamente o no, pero nos ignoraba completamente.

 

Diana se paró en seco, y estiró su brazo apuntando hacia el cielo, con el colgante en la mano. Una luz la iluminó, y cuando la vimos, tenía un traje espectacular. Era dorado y brillante.

 

- Bonita forma de cambiarte.

 

- Aún hay algo más...

 

Diana lanzó un rayo de fuego.

 

- ¿Eres...?

- Pues sí. Tengo poderes. Soy como vosotros.

Rvmcmbirgsoktuqypfdgflqrkbmcaxonxdckvpndlrwlvoiwgk


Compartir:
No hay comentarios aún ¡Comenta!

Votos

Comentarios

Añade el tuyo

Por favor, introduce estas dos palabras de seguridad para publicar tu comentario.