Menú

Y tú, ¿qué piensas? - 2 Publicidad y moda

portada Descarga el dossier completo

Y tú, ¿qué piensas? - 2 Publicidad y moda (documento PDF)

 

 

Fragmentos destacados

Los fragmentos son una orientación sobre el contenido de los materiales. Pueden ser útiles para educadoras y educadores que no tengan tiempo para analizar todo el material y seleccionar qué tema prefieren trabajar.

“El consumo exagerado es real y sería inútil negarlo. La publicidad es uno de los métodos más sofisticados que existen para sustentarlo, y conocerlo puede ayudar a enfrentarnos a esa situación de una forma más inteligente. Se trata de conocer y debatir cuáles son las condiciones que permiten que exista el “paraíso del consumo” que es nuestra sociedad”. (Página 6).


“Paraíso del consumo que se olvida demasiado a menudo de que el consumo requiere productos, que éstos necesitan materias primas y que estas materias no son inagotables en este planeta. A veces consumir algo significa perder de vista el mantenimiento de la vida en la Tierra. Una camiseta es mucho más que un simple pedazo de tela, si pensamos en un planeta que no funciona con recursos inagotables. Necesitamos camisetas pero no tantas y menos una diferente cada vez. Consumir de forma irracional cualquier producto es una acción de alta responsabilidad ecológica. Y esa responsabilidad no recae en la publicidad sino en las y los consumidores”. (Página 7).


“¿Cómo actúa la publicidad? La publicidad mueve sus resortes en los aspectos más cercanos a la motivación no explícita. Los coches son “para gente especial”, las taladradoras consiguen un “trabajo bien hecho”, las bebidas sirven para “romper con todo”, los diamantes representan el amor “para siempre” y los limpiasuelos “respetan el equilibrio ecológico”. Éstas son algunas muestras de ello.

La publicidad no informa objetivamente sobre lo que vende, sino que actúa sobre motivaciones que se encuentran relacionadas con nuestros pensamientos y sentimientos comunes, habituales y de mucha importancia. Por eso funciona”. (Página 9).




“La publicidad necesita convencer de que el hecho de consumir un producto tiene una serie de ventajas y beneficios para el consumidor. Las formas a las que recurre son variadas pero todas reúnen una característica común: el intento de convencer por parte de la publicidad se realiza fundamentalmente a través de la connotación.
La ecología, la delgadez, el alpinismo, los estilos musicales, los calcetines blancos, el tren de cercanías, el papel reciclado, la bandera española, los barrios de las ciudades, la solidaridad con el Tercer Mundo, las joyas, los libros, el periódico, los juegos de ordenador, los colores, el tipo de bebida, el peinado o el voto son ejemplos de cosas que tienen un significado más amplio del que poseen en sí mismas. Tienen diversas connotaciones”. (Página 11).


“El consumo desaforado y la gran variedad de artículos que la publicidad ofrece para ejercerlo dan a los consumidores una sensación de libertad tan gratificante como falsa.
Elegimos la marca de desodorante pero no decidimos si hay que usarlo, elegimos el tipo de abrillantador pero no nos paramos a pensar si los muebles pueden parecer nuevos catorce años después, elegimos el regalo del día de la madre pero no elegimos si es ese día cuando queremos regalarle algo. Elegimos entre diferentes soluciones a un problema, pero no reflexionamos si existe en realidad el problema”. (Página 17).

“Existen actitudes, bromas, objetos, frases, formas de ver las cosas que durante un tiempo “están o han estado de moda”. Algunas sobrevivieron y se quedaron para siempre en la sociedad, otras han desaparecido al ser sustituidas. ¿Qué es una moda?”. (Página 23).


“Debemos aprender a convivir con las modas como un procedimiento social en el que se plasman, intensifican y traducen los cambios, las novedades y las ideas que una sociedad o una parte de ella maneja en un momento concreto”. (Página 24).


“Las modas cumplen una función pero ¿cuál? Sería más correcto decir cuáles pues son varias las funciones que cumplen las modas sociales. Son, sobre todo, cuatro: la función de agrupación, la función de cambio social, la función de distracción social y la función económica”. (Página 26).

 

« Volver a FAD. Concurso Y tú, ¿qué?